Lo mejor de ‘Louie’

Lo de Louie ya no sorprende. Tras una primera temporada prometedora, la segunda confirmó que estábamos ante una de las mejores series de la actualidad. Ahora, tras finalizar la emisión de su tercera temporada, la comedia de Louis C.K. se ratifica como una de las ficciones televisivas más ambiciosas de los últimos tiempos.

Louie

Serie autoral por excelencia del panorama televisivo actual, Louie ha pasado en tres años de ser un producto marginal a una obra de culto. Aprovechándose de la libertad creativa que una cadena como FX suele dar a sus comedias –ahí está por ejemplo It’s Always Sunny in Philadelphia, Louis C.K. ha ido un paso más allá del experimento que supuso Lucky Louie para crear una serie revolucionaria. ¿Revolucionaria? No, no me he pasado.

Aquí van tres razones por las cuales creo que Louie es una serie revolucionaria:

La comedia televisiva acostumbra, a menudo, a renunciar a uno de los elementos clave de la narrativa serial: el factor sorpresa. Un exceso de formulismo, junto con la necesidad de regresar siempre al statu quo inicial, suelen llevar a la comedia a un cierto estatismo repetitivo. Louie, sin embargo, se rebela contra esos dictámenes y prescinde directamente de una estructura clara. Cada uno de sus episodios tiene sus propias reglas, su propio esquema narrativo. Algunos episodios tienen dos historias independientes, otros sólo una. En ocasiones las tramas son conclusivas, mientras que en otros casos se prolongan a lo largo de varios episodios formando un mini arco argumental, como en esa revisión de Rocky en la que David Letterman hace de Apollo Creed –“Late Show” (Part 1, Part 2, Part 3).

En ocasiones los experimentos formales resultan fallidos, es cierto, pero si hay algo que incluso aquellos menos entusiasmados con la serie no pueden negar es que Louie es una ficción innovadora.

Esa anarquía estructural hace que sea prácticamente imposible anticipar lo que va a suceder en cada nuevo episodio de la serie. Imposible prever el recorrido de una trama, imposible adivinar cuántos puntos de giro tendrá, imposible saber si habrá conclusión o si se abrirá un arco serial. En definitiva, el espectador frente al abismo.

La comedia televisiva ha evolucionado a lo largo de los años haciendo frente a aquellos que la daban por agotada reinventando sus formas. En el panorama actual, Louie se presenta como la última vuelta de tuerca al género.

La serie escrita, dirigida y editada por Louis C.K. boicotea las comedias monocámara de la contemporaneidad. Si aquellas prescinden de decorados teatrales para ofrecer una puesta en escena más dinámica, Louie toma elementos del relato corto literario o la música Jazz para llevar el formato de los 30 minutos a otro nivel. No sabemos si Louie se sitúa en el terreno de la comedia o en el del drama. Definitivamente estamos ante la obra de un cómico de profesión, sin embargo la serie transita sin complejos de los chistes de pedos (“Pregnant”, 2.01) a las reflexiones en voz alta acerca del suicidio y del sentido de la vida (“Eddie”, 2.09). Todo es ligero y todo trágico a la vez en Louie.

La serie no entiende de forma, pero tampoco de género.

Louie se dirige al espectador en primera persona. Todo lo que relata está tamizado por el punto de vista y la experiencia de su creador. De este modo, la serie articula un discurso que, en la línea de lo que anticiparon The Comeback o Curb Your Enthusiasm, apuesta por la confusión entre realidad y ficción.

Louis C.K. intercala gags surrealistas con la recreación de acontecimientos de su vida personal, desde un viaje a Afganistán (“Duckling”, 2.11) para animar a las tropas norteamericanas a un caso de plagio sufrido por parte del cómico Dane Cook (“Oh Louie/Tickets”, 2.07) que se convierte, como explica el propio autor, en un proceso de justicia y perdón.

Al final lo que queda en el espectador es una sensación de verdad que se extiende a lo largo de toda la serie. Louie oculta los mecanismos de la ficción y se presenta sin pudor como un ejercicio autoreflexivo alrededor de tres temas clave: Ser cómico. Ser padre. Ser hombre.

4 comentarios en “Lo mejor de ‘Louie’

  1. Estupenda entrada! Ahora mismo estoy viendo Life’s too short y esta entrada me ha convencido definitivamente que Louie va a ser mi nueva comedia. Me parece muy interesante lo que comentas de que la estructura de los episodios no sea repetitiva, porque ese el gran fallo que he visto en Curb your enthusiasm que me ha acabado cansando. Espero de Louie que no se noten tanto las costuras como, en cierta medida, le pasa al show de Larry David y a Life’s too short. Un saludo!

  2. Pingback: Erráticas ‘Girls’ | 4actos

  3. Pingback: 'Hello Ladies': Perdedores de verdad - 4actos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>